Log in

La lengua “calienta” las redes y la AdEF se asienta en la concejalía de Cultura Festiva

Pere Fuset entra al debate en Facebook por la lengua y Jesús Peris, presidente de l’Associació d'Estudis Fallers (AdEF) tilda la ortografía de la RACV de “estrafolària”. Gil Manuel Hernández, expresidente de la AdEF será propuesto mañana como Cap de Secció en el Servici de Cultura Festiva.

FusetFace

Todo parece indicar que el veto del concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset a la inclusión en el Libro Fallero de los versos dedicados a las Falleras Mayores de Valencia sigue y al parecer seguirá trayendo cola.

En la noche de ayer el concejal y presidente de Junta Central Fallera seguía echando leña al fuego  publicando en su Fan Page de Facebook un recorte de prensa de 2002 cuyo titular decía así: “Barberá retira las normas de la RACV a la Junta Central Fallera y remite a la Academia” la imagen era acompañada con el siguiente ítem: “La valenciana és una llengua que necessita respecte, consensos, la major promoció i sobretot normalitat. Necessita ser parlada i fomentada. Els conflictes del passat li han passat massa factura al nostre poble. Convertir - la en una arma política és condemnar - la a desaparèixer. Ningú deuria jugar amb ella encenent o apagant conflictes segons els seus interessos polítics. El valencià deu unir als valencians. Avancem!”.

Los comentarios no tardaron en producirse, desde los que alababan la decisión a los que son críticos con ella. En este sentido podemos destacar la intervención Óscar Rueda Pitarque, presidente del Casal Bernat i Baldoví, ingeniero geólogo e ingeniero técnico de obras públicas por la Universidad Politécnica de Valencia y profesor de Llengua Valenciana de Lo Rat Penat, autor de los libros “Senyera valenciana. Símbol de llibertat” (Ed. L'Oronella, 2013) y “¿Té futur la normativa de l’idioma valencià?” (Ed. Mosseguello, 2014); vicesecretario de l’Associació d’Escritors en Llengua Valenciana, agregado colaborador de la Secció de Llengua i Lliteratura Valencianes de la RACV, Director de los Cursos de Llengua i Cultura Valencianes de Lo Rat Penat, o coordinador de la nueva edición de la gramática valenciana editada por la RACV, entre otros.

Rueda indicaría: “La reflexió està molt be; el problema és que fas lo contrari de lo que prediques. El primer erro es considerar del passat un conflicte del present i, al pas que anem, d'un futur prou llarc. I lo segon és que eres tu, o algú que et malaconsella, el que encén conflictes per a en acabant lamentar-te de que la gent proteste. ¿Qué vols dir-nos en eixe retall de prensa, que eres igual que Rita? Yo lo únic que sé és que el llibre de l'any passat contenia colaboracions en les dos sensibilitats llingüistiques i el d'enguany no, només perque TU no vols. Cada u que traga les conseqüències que vullga”, a lo que Fuset de inmediato entraría al juego para contestar: “Òscar llig el subtítol. I el conjunt de la meua reflexió. No tinc cap ànim de polemitzar sinó de respectar i fer respectar els consensos sobre el valencià que la majoria de la societat valenciana ja ha tancat. Una societat valenciana que crec que és mereix que també Lo Rat Penat es sume al consens normatiu valencià. De cor que celebraré l'arribada d'eixe dia d'alegria per al valencianisme”.

Por su parte, Alberto Garcia Iranzo, presidente de la falla Salamanca-Conde de Altea, le preguntaría: "¿Com s'encaixen les teues paraules en la censura que has fet d'Ampar Cabrera i de tots els qui parlem, escrivim i sentim com ella? ¿Per qué contestes en una notícia del PP de 2002? ¿No vos haveu donat conte de que el PP, afortunadament, ya no governa, i que si no ho fa, entre atres qüestions és per enganyar al seu poble? ¿Qué fem els fallers als qui nos has apartat de l'oficialitat de JCF? ¿Qui nos representarà ara? ¿Penses que estàs, en esta actitut, sent el president de tots els fallers i falleres?”.

Fuset le indicaría a continuación: “Procurar que al Llibre Oficial Faller es respecte la normativa oficial valenciana no és censura. És responsabilitat institucional en un marc legal ben explícit i avalat pels tribunals. Però insistisc, el valencià vos necessita també a gent com tu en el consens normatiu. Tot i la discrepància no questione la teua bona fe per la llengua. Crec que ja ha arribat el moment de superar divisions i remar tots junts en la mateixa direcció per a que el valencià siga una llengua normal i no una excusa per a la gresca”

Óscar Rueda volvía a contestar al concejal indicándole “La normalitat escomença pel respecte mutu. El que no haveu mostrat en Ampar Cabrera. I la gresca saps be quí l'ha escomençada. Yo parle i escric el valencià que NO m'ensenyaren en l'escola a pesar d'anar 4 anys a una llínea en valencià, pero que és el que m'unix a la meua terra i la meua gent. I la censura, Pere,és la censura, encara que la llei la permeta, siga a favor del castellà (Pensat i Fet 1946, no publicat per dignitat) o del català (Llibre Oficial Faller 2015)” quien recomendaría una lectura para comprobar cómo se han tratado “de forma democrática y tolerante” otras controversias idiomáticas refiriéndose al caso del idioma noruego.

La controversia seguiría hasta altas horas de la noche, y sigue actualmente, sumándose el conocimiento de otras declaraciones como la del presidente de la Asociació d'Estudis Fallers (AdEF), Jesús Peris Llorca, quien ya había dejado su opinión al respecto también en Facebook: “El llibre faller, sense textos en ortografia estrafolària... Clar que sí. Perquè els temps estan canviant... I ja anava siguent hora.”

La relación directa de la AdEF con el grupo político Compromís es más que conocida. De hecho, su expresidente, Gil Manuel Hernández, será propuesto mañana como Cap de Secció en el Servici de Cultura Festiva del Ayuntamiento de Valencia.

Gil-Manuel Hernández Martí, doctor en Geografía e Historia y profesor de Sociología y Antropología Social en la Universidad de Valencia, sería incorporado por el periodo de un año a esta plaza. El expresidente de la AdEF es un destacado autor de libros, caso de "La festa reinventada", y columnista, cuyas opiniones no dejan nunca indiferente. Podemos recordar el titular de La Vanguardia (11/03/2014) "El franquismo psíquico continúa instalado en las Fallas", o su opinión en la columna “La Caspa fallera” (Valencia Noticias, 5 de febrero de 2015), donde dejaba su opinión sobre JCF: “Nada más caer la Valencia roja y republicana, los vencedores de la “Cruzada” crearon la Junta Central Fallera (JCF), ese engendro fascista diseñado para que una especie de elite delegada, compuesta por adeptos entusiastas del régimen y otros colaboracionistas de menor enjundia, se hiciera con las riendas de la fiesta y así, a golpe de congresos falleros, reglamentos, censura y mediante la acción de comisarios políticos con fajín rojo, se esculpiera un pétreo aparato destinado a no dejar que nada escapara del control del poder. Solo así fue posible que el franquismo indígena atenazara, depurara e instrumentalizara las Fallas en su propio y totalitario beneficio. Todo atado y bien atado”.

Publicidad