Log in

El sueño de Sofía se hizo realidad

La tarde de los sueños que se hacen realidad comenzaba en el Palau de la Música pasadas las 17:30 horas del 30 de enero. Los máximos representantes de las comisiones falleras infantiles se daban cita en el vestíbulo de los Naranjos de la sala de conciertos, a la espera de que Sofía Soler y su Corte de Honor llegarán para asistir a uno de los momentos más esperados del reinado.

Autor:
/16

El nuevamente descorbatado alcalde de Valencia, Joan Ribó, estuvo acompañado en la recepción oficial por la presidenta del Palau de la Música, Glòria Tello, y el presidente de Les Corts Valencianes, Enric Morera, quienes lucían pegatinas con los motivos de la imagen gráfica de la fiesta creada por Iban Ramón.

La protagonista de la tarde, Sofía Soler, llegaba, junto a su Corte de Honor, y mostraba a los asistentes el secreto mejor guardado, el color del espolín, tejido por Garín en fondo Azul Cerceta.

Una vez ya en la sala Iturbi, y unos quince minutos por encima de lo previsto, daba comienzo el espectáculo de la primera parte de la exaltación.

La Caja de los Sueños presentó “Catalejo”, un espectáculo, adaptación del homónimo original a cargo de Artes escénicas de Sergio Alcover, donde el mundo de la creatividad entregaba a los niños más soñadores un regalo muy especial, un catalejo mágico.

La pieza, ofrecida en la exaltación en castellano, contó con la dirección de Norma Álvarez y Sergio Alcover, y la interpretación de Yasira Díaz, de 12 años, finalista del programa “La Voz Kids”, además de un completo elenco.

El espectáculo contó con muchas y vistosas coreografías, pero tal vez no acabó de conectar con el siempre exigente público infantil del Palau de la Música.

Una de las mínimas novedades del acto, completamente continuista con respecto a la anterior gestión festiva de la ciudad, fue la presentación inicial en voz en off de los diferentes momentos de la tarde. En este caso, Rafael Martí Monforte anunciaba la presencia de la Banda Municipal de Valencia, dirigida por el maestro Fernando Bonete Piqueras, que pasa a interpretar el himno de la fiesta por antonomasia, “El Fallero”.

Acto seguido, las miradas se centraron en los pasillos de la sala Iturbi, ya que comenzaban su desfile las doce afortunadas niñas que acompañan a Sofía Soler en el viaje más bonito para una niña fallera.

Raquel Gramaje Delgado, Claudia Sapena Latorre, Marta Gómez Alonso, Celia Martí Andreu, Alba Viller Ruiz, Irene Gil Monsoriu, Pilar Cubells Company, Amparo Pérez Morales, Daría Parras Hernández, Paula Ibáñez Clemente, Celia Guerras González y Paula López Alcalá accedieron al escenario, donde les esperaba el concejal de Cultura Festiva y presidente de la Junta Central Fallera, Pere Fuset, que de nuevo era el encargado de imponer las bandas acreditativas, realizadas por Artesanías Llobe, a las pequeñas representantes de la fiesta.

La voz de Martí Monforte resonaba con la icónica fórmula de llamamiento, de anuncio y exaltación a los cuatro vientos de la noticia del día, la entrada en el salón de la reina infantil de mundo de las Fallas.

Sofía Soler Casas, la dignísima portadora de la más alta representación, la primera Fallera Mayor Infantil de Valencia de una comisión de fuera de la capital, hacía su aparición en el pasillo acompañada por el alcalde y recibiendo el aplauso de los asistentes.

Hay que destacar que la indumentarista responsable del primer traje de Sofía y su Corte es La Joia. El segundo es responsabilidad de Serrano y Navalón, que han contado con puntillas y encajes de Antigüedades Me Encanta; las telas son de Entretelares, y los pañuelos y delantales, de Hijas de Carmen Esteve. Los cancanes de La Llar del Fil; los aderezos de Art Antic; las medias de Elvira Bella; las peinetas de Castelló y Castelló, los zapatos de Solepiel, la posticería de Teresa Caballer; los abanicos de Ana Muñoz; los pañolones de Camilo Miralles y las joias de Isidro Calvete completan el conjunto.

La Fallera Mayor de Valencia y su Corte de Honor acudieron con el segundo traje, confeccionado por Carmen Asins.

En el acto de la exaltación, Marc Juan Casas y Ferrán Soler Casas, primo y hermano de Sofía, fueron los encargados de ejercer de pajes, siendo su hermano el portador de la banda y del cojín con el que Sofía se acomodó en la Cadira d’Or.

A continuación, se pasó al tradicional instante de la ofrenda de canastillas florales, en el que se recibió la visita de las reinas de las fiestas de Castellón y Alicante. La Reina Infantil de las Fiestas de la Magdalena de Castellón, Lola Marco Alors, y la Bellea del Foc Infantil de Alicante, Daniela Guzzardo González, dieron la enhorabuena a Sofía en persona.

Y llegó el momento del mantenedor. El elegido en esta ocasión fue Carles Cano, autor de literatura infantil y juvenil. También es guionista de radio, televisión y cómicos, así como autor teatral y cuentacuentos.

Carles Cano demostró ser un más que correcto mantenedor de la Fallera Mayor Infantil de Valencia. Con su cercanía, recursos para enganchar a la audiencia y cariño hacia la función que le había sido encargada, pronunció un discurso en el que se dedicó a hablarles a las máximas representantes festivas, a contarles lo maravilloso del año que les espera, y por supuesto a hablar de la grandeza de las Fallas.

Cano concluyó regalando un beso a todas las pequeñas representantes de la fiesta fallera y deseándoles mucha suerte en su reinado, rubricando una intervención quizá un poco larga, pero que se ajustó a lo que debe hacer un mantenedor.

Una vez concluido el discurso, e interpretados los himnos de España y la Comunidad Valenciana, la acción se trasladó a la Basílica de la Mare de Déu dels Desamparats, en la que se realizó la primera ofrenda floral a la Patrona.

Publicidad