Log in

Ricardo Caballer tejerá el espolín de Raquel en el cielo valenciano

Tradición y vanguardia se unirán de la mano para ofrecer a los valencianos el próximo sábado, la primera mascletà vertical de la historia, donde la firma RICASA tejerá con pirotecnia en el cielo de la Alameda el espolín de la Fallera Mayor de Valencia, Raquel Alario.

Ricasa 01

Un homenaje a la sedería valenciana desde otra parte indiscutible de nuestro patrimonio, la pirotecnia. Nada que ver con la “Escalera al cielo” que el artista chino Cai Gou-Qiang diseñara para el cielo de la Isla Huiyu como habían especulado. La pirotecnia valenciana no tiene razones para emular a nadie. Aquí mejor dejar crear a los valencianos como Ricardo Caballer, quien reconocía esta mañana en la rueda de prensa celebrada en el consistorio valenciano, que lleva días sin dormir a la espera del disparo del sábado, apostando por ofrecer lo mejor de su trabajo en su tierra.
El reto es importante, y como así explicaba el “mestre coeter” y vigente ganador del prestigioso Júpiter de Oro de Montreal, “Valencia se había quedado obsoleta” en materia pirotécnica. Un desafío donde “no hay pruebas previas”, siendo el sábado la primera vez para todos en ver un espectáculo de esta envergadura.

El espectáculo bautizado como “La nit del Espolín” tendrá una duración de 11 minutos, generando dos espacios de disparo tanto horizontal como vertical, que recorrerán los 260 metros del viejo cauce del río Turia entre los puentes de la Exposición y las Flores. Dos espacios entremezclando el sentido de una mascletà con un castillo de fuegos artificiales. Con una potencia nueve veces superior a una mascletà tradicional, y hasta tres grúas a disposición del pirotécnico. En una de ellas se elevarán más de tres toneladas y media a cincuenta metros de altura, donde sobre 400 metros cuadrados y durante unos 45 segundos, se plasmará el espolín rojo toscana, que con el dibujo “Fallera Mayor de Valencia” tejiera la firma Garín y confeccionara Serrano y Navalón para Raquel Alario.

Ricasa 03

Ricasa ofrecerá una carta de colores que alcanzará la docena, superando espectáculos como el de Santiago de Conpostela. Un millar de truenos darán paso a un segundo efecto elevado con dos grúas con otro millar de disparos de color, con un final apoteósico que se augura de los que se quedarán en el recuerdo.
El calibre de los disparos se ha reducido para poder mantener la cercanía del público en todo aquello que permita la seguridad vigente, y que dado el concepto sólo se apreciará en su plenitud desde el lado exterior del río.

Tradición, diseño y vanguardia, en un espectáculo de primer orden internacional el del próximo sábado a las 20.00 horas, donde la empresa pirotécnica quiere mostrar al mundo su capacidad de innovación, partiendo desde la esencia tradicional valenciana.

Guardar

Guardar

Guardar

Canal Youtube

Canal Youtube

Publicidad