Log in

Fuset regresa con su hoja de ruta intacta

Como era de prever, la Asamblea de Halloween se desarrolló en familia, ni el morbo de la vuelta al ejercicio de sus funciones por parte del concejal, tuvo suficiente tirón en una asamblea de trámite donde Fuset sigue imponiendo su hoja de ruta.

Autor:
/6

Un silencio sepulcral, muy propio de la noche, se hizo en la Sala Joaquín Rodrigo del Palau de la Música cuando el concejal cogería el micrófono. Cuatro minutos de introducción, lo buenos que somos cuando pactamos, de no ser así la culpa como es habitual es de otros, y el mismo comodín de meses atrás para justificarse, hablar de fallas en lugar de otros temas.

Pere Fuset igual que marchó volvió. Con el orgullo intacto y ni una pizca de arrepentimiento en su rostro tras cuatro meses de incomparecencias falleras, amparándose en una interpretación particular del Reglamento.
A la conclusión, ni un solo murmullo recorrió la sala. El fallero, que suele ser vehemente en sus respuestas cuando ve o escucha el mínimo gesto, contestó de la forma más fría posible, haciendo notar el silencio de la incredulidad o la indiferencia por toda la sala.

Una mesa relajada
Informe de presidencia, burocracia fallera, intervención de cuatro de las cinco vicepresidencias, clasificación de fallas 2018, punto estrella que quedaría igualmente en un puro trámite con la aprobación por asentimiento, y un leve apunte sobre el próximo Consejo Rector, pospuesto sin explicación alguna al respecto por el concejal, como tampoco informaría del presupuesto económico de JCF previsto. Un presupuesto que según parece ya se dará a conocer cuando esté aprobado por el Consejo Rector, nada de participación ni de información al respecto más allá de dos detalles.
Lo mejor de la noche, el rostro relajado del Secretario General y el vicepresidente primero, en comparación con lo visto en asambleas anteriores.

Ruegos y preguntas
En ruegos y preguntas apenas tres intervenciones. De nuevo el Congreso Fallero, con una explicación de motivos bastante clara. Debido a la situación actual vamos abocados a un no rotundo, por ello y como dejaron los presidentes claro en la Asamblea Extraordinaria, mejor no llevar a votación el tema, hacer una labor pedagógica en los casales, y trasladar esa propuesta al inicio del nuevo ejercicio. La respuesta del concejal evidenciaría que no quiere dar un paso atrás por mucho que los falleros lo digan y lo repitan, él así lo ha decidido, y el 14 de noviembre habrá que votar sí o no.
También le quisieron recordar al concejal que para empezar de cero hay que ser consecuente con lo dicho hasta la fecha, que preguntar por el Congreso no es pedir un Congreso, y que asuma que la asamblea es soberana, debiendo escuchar a los falleros y acatar sus decisiones.
La asamblea se cerraría con la reclamación de la reunión prometida con las fallas donde afecta el cambio en la nueva rotulación del callejero.

Guardar

Guardar

Canal Youtube

Publicidad

Canal Youtube