Log in

La fiesta gremial de los artistas falleros

alt

El primero de mayo es una fecha fallera por derecho propio. Es la gran fiesta del artista fallero en Valencia, y por ello la profesión se congrega alrededor de la mesa para hacer balance y entregar sus máximas distinciones. Las fallas se quemaron hace semanas y llega el momento de reiniciar el proceso que da continuidad a una profesión indispensable y fundamental tanto en el acervo cultural valenciano como en la fiesta fallera, de la que es su auténtico motor.

alt

alt

alt

En esta ocasión los honrados con el Ninot d´Or fueron la directora general de Comercio y Consumo de la Generalitat, Silvia Ordiñaga; Alfredo Solaz, asesor de la presidencia de la Junta Central Fallera y l´Associació d'Estudis Fallers (ADEF), recogiéndolo por parte de este colectivo su presidente, Gil Manuel Hernández.

alt

Además, las Falleras Mayores de Valencia, Ariadna Galán y Mª Pilar Giménez también recibieron este galardón de manos del maestro mayor del Gremio, José Latorre, insignia que fue otorgada a los artistas Julián Baldoví, José Benavent, Salvador Espert, Fernando García Ribas, Vicente Herrando y Pedro Rodríguez.

alt

La entrega de reconocimientos fue presentada por el artesano Juanjo García, que dedicó varias perlas humorísticas cargadas de ingenio al público asistente.

alt

En este acto, al que asistieron, entre otros invitados, el concejal de Fiestas y Cultura Popular, Félix Crespo, y la edil del grupo municipal socialista, Pilar Calabuig, se entregaron las insignias de plata a los artistas jubilados José Soro y Luis Tortajada.

alt

La jornada comenzaba pasado el mediodía con la misa en sufragio de los agremiados difuntos y la mascletà disparada por Fuegos Artificiales El Traca.

alt

El máximo responsable de la institución gremial cerró el acto con un discurso de voltaje moderado en el que hizo referencia, entre otros asuntos, al límite en los presupuestos de la Federación de Fallas de Sección Especial.

alt

De esta forma concluía la parte oficial de una jornada festiva en la que el auténtico espíritu de la fiesta, la falla, fue el único tema de conversación.

Fotos: Julio Fontán

Publicidad