Log in

El presidente de la falla Benicalap, absuelto

alt

Monumento plantado en el 2004, año de la polémica, en el que José Miguel Aparicio era presidente
Tras conocer la sentencia, Aparicio se sintió aliviado. «No se puede explicar con palabras. Ahora está aclarado y demostrado que ni firmé esos documentos de la iluminación ni cometí fraude ni falsedad documental, como indicaba la primera sentencia en la que se me condenaba a dos años y medio. Entre otras cosas, porque en ese periodo no era presidente. Mi abogado recurrió y ahora la Audiencia Provincial da la razón a todas nuestras alegaciones», indica.
Aparicio argumenta que en el periodo del 31 de marzo, hasta el mes de noviembre, «no era presidente de la falla, que es cuando se pidió la subvención por iluminación, como está explicado en la sentencia. Son otros la que la piden».
La Audiencia Provincial en su sentencia deja también sin efecto los pronunciamientos que afectaban como responsable penal y civil subsidiario a la falla y las costas procesales se declaran de oficio. Sobre este aspecto, Aparici explica que «durante todo este proceso nadie de mi falla, sólo unos pocos amigos, se han solidarizado conmigo. Nadie me ha llamado para prestarme ayuda si la necesitaba. Ahora sé que el fallo de la Audiencia se ha leído en una junta por el actual presidente, Álvaro Herrero. Parece ser que fue de pasada, sin más. Le añado que antes del recurso que presentó mi abogado, la falla me declaró 'persona non grata'. Algo inconcebible».
Por otro lado, cabe recordar que en 2004 el concejal socialista en el Ayuntamiento, Francisco Carsí, denunció que la falla Avenida Burjassot-Padre Carbonell, más conocida por 'Falla Benicalap', cometía un presunto fraude al contemplar que la factura por la iluminación «está 'hinchada' para obtener mayor subvención municipal, al igual que los monumentos falleros», según dijo en aquel momento.
Ahora, seis años después, Aparici argumenta: «Ni hay falsificación ni fraude, porque las subvenciones se obtienen para gastos realmente efectuados como se ha demostrado».
La Audiencia, en su sentencia, a la que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS, revoca el fallo en su totalidad de la sentencia dictada por la jueza de lo Penal número 4 de Valencia y resuelve: «Que absolvemos a José Miguel Aparicio de los delitos de fraude de subvenciones y falsedad documental continuada por los que había sido condenado, así como absolvemos a Pedro A. Rocamora del delito de falsedad documental». Cabe destacar que Pedro Rocamora es el propietario de la empresa de la iluminación.

Publicidad