Log in

Descienden los daños respecto a 2006

 

Ayuntamiento de Valencia. La concejala de Medio Ambiente informó ayer a los medios de comunicación sobre los resultados del dispositivo especial de limpieza y recogida de residuos durante los festejos falleros, pocas horas después de la conclusión de los actos festivos y la cremà de las Fallas. María Jesús Puchalt recordó que este dispositivo supuso un incremento del 30% del personal de limpieza a partir del 10 de marzo, y hasta un 50% durante la noche del 19 de marzo con la tradicional cremà, lo que sacó a la calle a cerca de un millar de operarios para garantizar el buen estado y funcionamiento de los servicios a primera hora del día 20.
El operativo ha tenido un coste de 210.000 euros, casi el doble que el año pasado, que fue de 110.000 euros. La presencia de carpas, monumentos falleros y otros elementos en la vía pública obligó a desplazar 951 contenedores de su lugar habitual (un 6'67% del total) para facilitar la recogida de los residuos por parte de los servicios de limpieza. En este sentido, la concejala María Jesús Puchalt explicó que, si bien las tareas de limpieza durante toda la semana fallera fueron más complicadas debido a la enorme afluencia de visitantes que ha registrado la ciudad estos días, el factor climático facilitó que los asistentes a las distintas cremàs se retiraran más rápidamente y, por tanto, que la limpieza tuviera más celeridad que otros años.
Durante la noche del 19 se retiraron 3.331 toneladas de residuos en la ciudad, de las que 2.002 correspondieron a cenizas, y el resto a basuras. Cabe destacar que, en las tareas de retirada de residuos tras la cremà se hizo necesario el uso de soplete en algunas fallas, para desmontar estructuras de hierro. Es el caso de zonas como Na Jordana, Convento de Jerusalén o avenida del Archiduque Carlos. En total, explicó la delegada de Medio Ambiente, durante toda la semana fallera los residuos generados en Valencia ascendieron a 9.610 toneladas, un sensible incremento respecto a las 8.140 toneladas del año anterior.
En cuanto a los actos de vandalismo, el gasto ocasionado por los desperfectos sumó un total de 79.054 euros -32.399 euros en la zona Norte y 23.013 euros en el Sur, más 7.181 euros correspondientes de la Escuela de Jardinería y otros 17.349 de la Fundación Municipal de Parques y Jardines-. María Jesús Puchalt explicó que en esta ocasión, la mayoría de los desperfectos se han producido en los parques y vía pública, y menos en el mobiliario urbano. Las áreas más afectadas han sido, igual que en años anteriores, las más transitadas por los vecinos y visitantes: Paseo de La Alameda, avenidas de Blasco Ibáñez y de Aragón y Jardines del Real, al norte; y Alameditas de Serranos, Plaza de la Reina, Grandes Vías y calle Cádiz, al sur. En cuanto a los gastos por la limpieza de vía pública, el total ha sumado 294.934 euros -en 2006 fue de 237.240 euros-.
Ello supone que, en conjunto, el gasto ocasionado por desperfectos unidos al correspondiente a la limpieza ha experimentado un incremento del 24'31% respecto a las Fallas del año pasado. Pese al citado descenso de los daños infligidos a papeleras y contenedores, este incremento se justifica por el mayor número de residuos y por el hecho de que buena parte del mobiliario es renovado y, en algunos casos, más caro.
La concejala de Medio Ambiente explicó que, pese a los desperfectos ocasionados este año durante la semana festiva, la valoración de las Fallas 2007 es "muy buena, dada la notable cantidad de visitantes llegados, que han multiplicado ostensiblemente el número de habitantes de la ciudad en muy pocos días, pese a lo cual los servicios municipales han seguido funcionando perfectamente".