Santet Artesanía, la firma de Vicente Pérez Cabanes, inauguraba en febrero en Espacio Hoku una exposición para celebrar diez años de pasión por la artesanía y la tradición valenciana.

Teniendo como base la investigación y recuperación de complementos de la indumentaria popular de los siglos XVIII y XIX, Vicente emprendió en 2013 un proyecto que es hoy toda una referencia en el mundo artesanal, ofreciendo medallas, guardapelos, relicarios, collares de cuentas, escapularios, rosarios y amuletos, así como manillas con lazo, lligacames o agujas de broche. Todo un amplio abanico de labor artesana y gusto por el folklore tradicional. Unas obras que cuentan con el sello de la Marca Artesanía de la Comunidad Valenciana.

Diversas máximas representantes de la fiesta fallera han lucido las piezas elaboradas por Santet. Y precisamente, Alicia Moreno, Fallera Mayor de Valencia 2016, sería la madrina de una exposición en la que destacaría una novedosa creación de Santet: el Relicario Contemporáneo.

Surgido como trabajo de final del máster de artesanía que Vicente realizaba en Barreira, y fruto de sus reflexiones durante aquel marzo confinado de 2020, nació una idea nueva que tiene como ingredientes el recuerdo, el sentimiento y la emoción.

“Aquel marzo tuvo momentos y sensaciones inolvidables que no vivimos, y aquello motivó la chispa de la idea. Nunca olí tanto a pólvora como ese marzo, aunque no se disparó, ni quise andar tanto por la ciudad, aunque no lo hice. Llevaba muchos años sin recordar la mano de mi padre cogida a la mía paseando con la banda de música por las torres de Quart. Son recuerdos que no quiero olvidar porque me hacen vivir los momentos con más intensidad y de ellos obtengo la felicidad”, declara.

“El relicario contemporáneo es un símbolo mental, una noción abstracta que contiene tanto palabras y objetos como amor y tiene, así, un lenguaje que corresponde a un conjunto de características que definen a una o a varias personas. Es el reflejo de parte de una vida”, afirma Vicente.

El Relicario Contemporáneo se presenta en una caja de 40x60 cm con marco de cristal y puede contener elementos que podrían figurar en un relicario convencional, caso de retales de telas, cenizas de la falla, incluso cera de cirios procesionales o, como nos cuenta Vicente, el maquillaje de un evento especial, como la boda.

 

 

 

Related Articles

Mireia Cebrián Pellicer y L’Agulla d’Or Mireia Cebrián Pellicer y L’Agulla d’Or
Eusebio Sánchez, pasado, presente y futuro vinculado a las Fallas Eusebio Sánchez, pasado, presente y futuro vinculado a las Fallas" >Eusebio Sánchez, pasado, presente y futuro vinculado a las Fallas