Al son de la traca valenciana, como mandan los cánones de una correcta mascletà, iniciaban los hermanos Caballer un disparo armónico y contundente que en su primer arrebato dibujó la señera valenciana en el azulado cielo de Valencia.
Sin prisas, paso a paso, comenzaba un elegante dialogo tierra aire de réplicas y contrarréplicas que llenaron la plaza de esa música que tango gusta y que debería ser como la paella, de obligado cumplimiento cada domingo del año.
Los de Almenara volvieron a mostrar su profesionalidad y buen gusto, que hace de sus disparos una cita ineludible.

Una plaza abarrota comienza a ver los avances de la falla municipal, como las de otras demarcaciones. En el balcón entre políticos, mises y falleros, se llegaría al no hay billetes.

Artículos relacionados

Comienza el IV aniversario de las Fallas como Patrimonio de la Humanidad Comienza el IV aniversario de las Fallas como Patrimonio de la Humanidad
JCF presenta la imagen para el aniversario del título de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad JCF presenta la imagen para el aniversario del título de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad" >JCF presenta la imagen para el aniversario del título de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad