El Palacio de Congresos se estrenaba como marco para la exaltación de la Fallera Mayor de Valencia, Consuelo Llobell, en un acto marcado por las novedades. Finalmente, la adaptación del formato de exaltación que viene siendo habitual al nuevo emplazamiento fue correcta. Los problemas de aforo y espacio si que estuvieron presentes, pero en ningún momento afectaron al desarrollo normal de lo que es una exaltación de Fallera Mayor de Valencia, incluso aportando aditamentos que, por las características del edificio, se incorporaron al ritual de la jornada. Un ejemplo lo tuvimos en la llegada de cortes y Fallera Mayor, que realizaron un trayecto mayor del que venía siendo habitual en el Palau de la Música a su llegada. Algo que revistió de expectación su entrada.

Rosa Oporto. Dos palabras marcaron el evento por derecho propio, dando al mundo de las Fallas otro momento para el recuerdo. Consuelo eligió esta tonalidad para su espolín oficial pensando en su madre y en el traje que lució siendo fallera mayor de la falla, de color parecido. La firma Vives y Marí ha sido la encargada de tejer el espolín, confeccionado en traje por Serrano i Navalón.

La corte de honor lució su primer traje, también de Serrano i Navalón, con telas de la firma Entretelares; un estrecho con un dibujo antiguo de finales del siglo XVIII llamado Real en colores verde oliva, caramel, rosa, fiordo, pruna y verde agua.

La Fallera Mayor Infantil de Valencia, Carla García, vistió en la exaltación de su homónima adulta su segundo traje, realizado por La Joia, también indumentarista de la corte infantil. Carla llevó el espolín Jerusalén de Garín 1820 en color hueso.

El conjunto de indumentaristas oficiales incluye a Marian Indumentaria; Hijas de Carmen Esteve; Artesanía Viana; Margarita Vercher; Ma-Vi-Mar; Castillo Cinceladores; Elvira Bella; Art Antic; Santos Textil y Realce, entre otras firmas

Las protagonistas de la noche llegaban en los coches de época del Club de Automóviles Antiguos de Valencia. La Fallera Mayor de Valencia era recibida en el hall del palacio por el alcalde de Valencia, Joan Ribó; el conseller de Política Territorial, Arcadi España; y el edil Emiliano García, concejal de Turismo y presidente del Palacio de Congresos. Se reunían con ellos a los pocos segundos el presidente de la Junta Central Fallera, Pere Fuset, y el mantenedor, José Alejandro Remohí Giménez.

La primera parte del evento llevaba hasta el escenario la conjunción de música, canto, baile y folklore. La cançò de les dones, Havanera del peix enamorat (Havanera del Mediterrani), Bolero de Guadassuar, Malaguenya ‘trobà’, El silenci d’estimar y Valencianes de Corbera fue el programa interpretado por la Banda Municipal de Valencia, bajo la dirección de su director titular, Rafael Sanz-Espert, con las voces de Patxi Ferrer y Xavi de Bétera; las dolçaines de Paco de Domingo y Raimon Llobregat; y la actuación del Grup de Danses Alimara.

Posteriormente, y tras la pausa, comenzaba la segunda parte con el sonido del pasodoble El Fallero, esta vez ‘enlatado’. Y es que, debido a las dimensiones del espacio y sus características, la parte protocolaria tuvo que prescindir de la presencia de la banda y de la música en vivo, optando por grabar las músicas de esta segunda mitad, entre ellas la suite Fallera Mayor de Valencia del maestro Grau Vergara. Con ella, y anunciadas por la voz de Rafael Martí Monforte, aparecían por el patio de butacas las doce componentes de la corte de honor, que avanzaban hacia el escenario y accedían al mismo por las escaleras fabricadas exprofeso para la ocasión. Allí, el edil Fuset les imponía la banda y la joya, símbolos de su cargo. De esta forma, Déborah Pascual Alegre, Andrea Cea Blanco, Anna Duggan Capuz, Yasmine Espí Bonaviña, Helena Espert Roig, Paula Navarro Avallone, Yessica Iranzo López, Marta Tejedo Belenguer, Claudia Rodríguez Blanco, Marina Fagoaga Benedito, Andrea Grau Sirera y Raquel Nebot Oliver vivían su instante más feliz.

Finalmente, y entre la ovación que le dedicó el mundo fallero en pleno, Consuelo Llobell Frasquet llegaba al escenario acompañada por el alcalde Ribó, quien le imponía la banda y la joia de Fallera Mayor de Valencia.

Aitana Hernández Esteve, la niña que compartió con Consuelo su reinado el año pasado en Albacete-Marvá, fue la encargada de portar la banda, mientras que el niño Lucas García Esteve, su presidente infantil el pasado ejercicio fallero, fu el encargado de portar el cojín.

Una vez en la Cadira d’Or, la Fallera Mayor de Valencia recibió el homenaje floral de las instituciones y entidades valencianas, así como la visita de la Reina de las Fiestas de la Magdalena de Castellón, Carmen Molina Ramos. La Bellea del Fòc, Isabel Bartual, no asistió a la exaltación debido a que se encontraba en Madrid con motivo de las convivencias de las candidatas a Bellea del Fòc que tienen lugar en la capital.

El mantenedor fue el doctor José Alejandro Remohí Giménez. Remohí, fallero de la comisión Almirante Cadarso, armó un discurso basado en notas, revelando al comienzo de la alocución su condición de disléxico. Asimismo, dejó entrever que el suyo no sería un discurso convencional. “El mantenedor es la parte más aburrida de una presentación”, dijo, “lo único aburrido de todas las fallas”, señalando una paradoja: “hoy soy el mantenedor”. Y para nada fue aburrido, todo lo contrario.

El científico salió victorioso del compromiso con un discurso extremadamente cercano, cálido, describiendo a Consuelo y a su corte de honor, hablando de ellas y para ellas, sobre todo para la Fallera Mayor, de la cual destacó que es “sincera”, “directa”, que es una persona “que va de cara” y también “tremendamente tímida”, además de “una amiga que siempre está ahí”.

Remohí concluyó definiendo a Consuelo, “una magnífica embajadora de las Fallas y de Valencia”, como una persona “que brilla hasta incluso en esos días en los tienes el alma rota”. Los aplausos confirmaron el favor del público ante un discurso notable.

Con la interpretación del himno de la Comunidad Valenciana a cargo de la soprano Yolanda Marín concluía la exaltación, cuya rúbrica proponían los fuegos artificiales de Peñarroja.

El domingo por la tarde será el momento en el que Carla García reciba su banda como Fallera Mayor Infantil de Valencia.

Artículos relacionados

Junta Central Fallera convoca su primer pleno presencial en la nueva normalidad Junta Central Fallera convoca su primer pleno presencial en la nueva normalidad" >Junta Central Fallera convoca su primer pleno presencial en la nueva normalidad
Vicente Almela, premio Salvador Debón 2020 Vicente Almela, premio Salvador Debón 2020