El Palacio de Congresos de la ciudad de Valencia ha acogido el primer encuentro de alcaldesas y alcaldes de municipios falleros, con la intención de diseñar un plan de acción conjunto con los municipios del territorio valenciano que celebran Fallas. En este encuentro se han dado cita más de 90 ayuntamientos, unas 150 personas entre quienes destacan el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y el presidente de Junta Central Fallera y concejal de Cultura Festiva, Carlos Galiana.

Joan Ribó ha inaugurado esta jornada destacando una idea clara: «Un año después la ciudad vuelve a abrir sus puertas para compartir dudas, preocupaciones, propuestas y dar respuestas a los falleros y falleras. Reivindicamos un plan común de acción desde la prudencia, porque todos estos meses de pandemia nos han enseñado que la situación cambia de un día a otro».

El jefe del Consell tampoco ha querido faltar a la cita, y por eso ha querido reafirmar el compromiso de la administración pública con la fiesta de las Fallas. «Queremos que este silencio fallero dure el menor tiempo posible. Por eso, hay que buscar fórmulas para cerrar el ejercicio fallero siempre que la situación sanitaria lo permita y siempre que los colectivos falleros así lo valoren. Nuestro deseo es que las próximas Fallas sean las mejores en mucho tiempo, pero tenemos que avanzar con mucha cautela». Ximo Puig ha finalizado con un mensaje de esperanza: «Ahora lo que toca es escribir ese llibret para las próximas Fallas. Continuemos siendo un referente de ilusión, y esa ilusión será el mejor combustible para las Fallas. Gracias por vuestra actitud positiva, más pronto que tarde tendremos Fallas».

Carlos Galiana, presidente de Junta Central Fallera, quien no ha dejado pasar la ocasión para recordar a todas las personas presentes que esta era su casa, y por eso era motivo de orgullo y emoción hacer de anfitriones de este encuentro. «Muchos municipios habéis mirado en València para ver cómo gestionábamos esta situación crítica, pero, como también ha dicho el alcalde Joan Ribó, nosotros a solas no teníamos todas las respuestas. A veces, ni siquiera todas las preguntas. Por eso el trabajo conjunto de la Comisión de Seguimiento es fundamental para superar los retos que tenemos por delante». Galiana ha reconocido que son días muy duros y difíciles, pero que hay que cuidar una cosa por encima de todas: los falleros y falleras. «sin falleros no tendremos Fallas, ni artistas, ni indumentaria, ni pirotecnia ni nada». Por eso, ha animado a todas y todos a trabajar de lo lindo por la fiesta de las Fallas: «tenemos que poder mirar al futuro con esperanza. Necesitamos mirar al futuro con esperanza. Como falleras y falleros, pero también como sociedad. Sin engañarnos, pero por la salud mental colectiva».

Después de escuchar la situación actual que atraviesa la fiesta de las Fallas, ha sido el momento de la ponencia de la presidenta de la Confederación Empresarial Valenciana, Eva Blasco, quien ha expuesto los datos que deja la cancelación de las Fallas para las empresas dedicadas al sector festivo. Blasco, quien ha vuelto a incidir en la necesidad de actualizar el estudio de impacto económico, ha dado las cifras económicas de la cancelación para las empresas: «El estudio sobre la Repercusión de la COVID-19 en los indicadores económicos y laborales de los sectores artesanos de la indumentaria, industriales sederas, indumentaristas y orfebres, sitúa la disminución de la facturación en un año, (entre 2019 y 2020) entre el 78,9% y el 96,8%».

Pero, evidentemente, ha hablado también otros sectores de la fiesta. Según el Gremio de Artistas Falleros, la bajada mediana de la facturación anual oscila alrededor del 40%. En cuanto a PIROVAL, la Asociación de Pirotécnicos de la Comunidad Valenciana, alertan del serio peligro de desaparición en un corto periodo de tiempo de gran parte del sector si no se adoptan medidas específicas. Y en cuanto a las sociedades musicales de la Comunidad Valenciana «su situación también es complicada. Solo en contrataciones festivas, entre las cuales tradicionalmente se encuentran las Fallas, han perdido 20 millones de euros y calculan que en 2021 esta cifra aumentará hasta los 22 millones».

La jornada continuaba con el parlamento de Telmo Gadea, presidente de la Federación de Fallas de Gandia, en representación de todas las Juntas Locales de todo el territorio valenciano. Gadea ha querido destacar la unión de todas las Juntas Locales Falleras: «Hay que construir un marco de diálogo, de pensamiento y reflexión y, por encima de todo, de trabajo. No desaprovechamos la ocasión. Por sutiles que sean las conclusiones finales, tienen que ser trigo para conseguir metas elevadas. Que esta reunión sea un punto de inflexión de las relaciones entre diferentes administraciones». Destaca la principal idea de su parlamento: «hay que tener presente la creación de una norma con el rango jurídico oportuno, que regule la diferencia, por ejemplo, poblacional, o la realidad pandémica diferenciada, es de absoluta necesidad. No podemos andar, ni siquiera lentamente, sin una norma que divise todas las opciones, y dar respuesta personalizada a cada situación».

Uno de los máximos responsables de la fiesta de las fallas en el cap i casal, Guillermo Serrano, presidente de la Interagrupación de las Fallas de València, ha sido claro: «Hay que celebrar las Fallas 2021 con urgencia» porque «las Fallas se desangran con las bajas de sus falleros y falleras». Serrano ha declarado que, de no celebrarse las Fallas, asistiríamos a una debacle económica, social y cultural que las administraciones no pueden permitirse.

La secretaria autonómica de Salud Pública, Isaura Navarro, ha destacado la actitud ejemplar de las falleras y falleros a lo largo de la pandemia, y ha dejado patente el compromiso de la administración de trabajar con las Fallas para hacer posible la figura del coordinador/a COVID-19 en cada comisión de falla. Navarro ha dado esperanza al colectivo fallero para continuar trabajando con precaución para hacer posibles las fiestas de las Fallas más pronto que tarde.

A modo de conclusión, el vicepresidente de la Interagrupación de Fallas de València, Miguel Prim, ha destacado una de las ideas que más ha resonado a lo largo de la mañana: «Ha llegado la hora que las Fallas construyan un nuevo orden festivo, que contenga una entidad donde estén recogidas todas las comisiones falleras de la Comunitat. Un nuevo orden festivo donde aparezca un estamento que haga de paraguas institucional para buscar quién nos escucha y quiénes nos guía, en noches como la del pasado 10 de marzo de 2020».

Prim también ha dado algunas de las cifras que generan la fiesta de las Fallas: «Unos 1.500 millones que se reparten en un conglomerado sinérgico de sectores productivos encabezados por los pilares de la declaración de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, que son los artistas falleros, pirotécnicos, indumentaristas, músicos y poetas festivos, y un seguido incontable de sectores productivos festivos. Tal vez, algo no estamos vendiendo muy bien». El vicepresidente de la Interagrupación de Fallas de València ha querido concluir con un mensaje de optimismo: «Las fallas en este 2021 se escribirán con la letra T, la T de Tornarem».

Artículos relacionados

Así ha sido el pleno de junio de JCF JCF" >Así ha sido el pleno de junio de JCF
La Junta Central Fallera celebró las Galas de la Cultura Junta Central Fallera celebró las Galas de la Cultura" >La Junta Central Fallera celebró las Galas de la Cultura