La XVII Gala de la Solidaridad Fallera ha reconocido este viernes los proyectos impulsados por seis comisiones falleras que han dedicado parte de su tiempo y esfuerzo a construir una sociedad más solidaria, igualitaria, plural, diversa, inclusiva, humanitaria y accesible para toda la ciudadanía. Los premios de la edición de este año, entregados durante el acto, han incentivado las soluciones conseguidas por los integrantes de las comisiones que han realizado acciones sociales, humanitarias o de accesibilidad para personas con discapacidad y han valorado la tarea altruista de las fallas y su implicación solidaria, así como la visibilización de determinadas realidades que se dan en nuestra sociedad.

El auditorio Cubo Azul de la Universitat Politécnica de Valencia ha acogido este viernes la Gala, organizada por la delegación de Solidaridad e Inclusión de Junta Central Fallera, donde se ha dado cita el mundo solidario valenciano, así como concejales y concejalas del Ayuntamiento de València y representantes de las comisiones falleras galardonadas, en un acto que ha estado presidido por las Falleras Mayores de València, Nerea López Maestre y Carmen Martín Carbonell, sus Cortes de Honor y por el concejal de Cultura Festiva y presidente de Junta Central Fallera, Carlos Galiana.

“Gracias enorme a todas las comisiones que habéis participado. Las Fallas podemos presumir de muchas cosas ante la sociedad valenciana y una de ellas, de las más importantes, es de ser solidarias. Somos el colectivo asociativo más grande de la ciudad y somos ejemplo de muchas cosas. No siempre reconocidos por desconocimiento. Algunos piensan que solo somos fiesta y ruido de cuatro días y no comprenden que fallas hay todo el año y que cuando ha pasado algo en esta ciudad o en el mundo entero, como la reciente guerra de Ucrania, somos los primeros querer acercar el hombro”, ha destacado el presidente de Junta Central Fallera, Carlos Galiana.

En este sentido, ha señalado que las Fallas “somos mucho más, somos personas comprometidas con la sociedad en la que vivimos. Cuando nuestros casales estaban cerrados por la pandemia, nos podíamos haber desentendido de todo y luchamos para poder abrirlos y seguir con nuestro trabajo dando sangre e incluso los ofrecimos como centro de vacunación por si hacía falta”.

Por lo tanto, ha insistido que “somos solidarios con las personas más desfavorecidas, trabajando para mostrar deportes inclusivos y preocupándonos por nuestros falleros y falleras con capacidades diversas. Y somos solidarios con el medio ambiente participando en múltiples actividades de reciclaje y concienciación. Somos solidarios con la violencia de género y no dudamos a formarnos si hace falta para ayudar a quién más lo necesita”.

“Gracias para continuar aquí batallando por el que pensamos que es justo. Gracias para hacer de València una ciudad más saludable, más compartida y más sostenible y más solidaria”, ha finalizado Galiana.

 

Proyectos y premios

En esta edición se han otorgado seis premios, cinco de ellos a los proyectos más destacados de entre los presentados, que han recibido una placa acreditativa, y el sexto al mejor proyecto de primera participación. Este año, han presentado proyectos las comisiones Plaza de Pilar, Parc Sant Roc de Silla, Carrera Malilla-Isla Cabrera, Alberic-Heroi Romeu, l'Eliana-Cid, San Vicente de Aldaia, Mariano Benlliure-Acequia de Tormos, Costa y Borràs-Agustina de Aragón, Barrio de San Isidro, Sagunto-Padre Urbano, Puerto de Silla, Mont de Pietat y Huerto de San Valero-Avenida de la Plata.

En concreto, la falla Plaza de Pilar ha llevado a cabo una recaudación de fondos a favor de la Fundación Pequeño Deseo y su ninot indultat ha sido relacionado con el tema de la acción solidaria. La falla Parc Sant Roc de Silla ha creado un llibret basado en dar visibilidad al alzheimer, a las personas que superan los límites de su cuerpo para conseguir retos imposibles y que sirven de inspiración para escribir y contar con palabras todo aquello que se vive cuando alguien se está en contacto con personas afectadas, o aquellas que son capaces de emocionar a todo un país con canciones. La falla Carrera Malilla-Isla Cabrera ha impulsado un proyecto solidario para dar visibilidad a la enfermedad del cáncer, protagonista del cuerpo central de su falla, y ha llevado a cabo diferentes acciones que se han convertido en un mensaje de esperanza y optimismo.

La falla San Vicente de Aldaia ha impulsado una recogida de alimentos no perecederos para poder ayudar a toda la gente que por la situación vivida en estos tiempos necesita de la solidaridad para poder comer cada día. La comisión Alberique-Héroe Romeu ha apostado con el proyecto ‘Fallas Limoneras’ por la visibilidad, la divulgación y la recaudación de fondo a favor del síndrome de Noonan. La falla L'Eliana-Cid ha llevado a cabo una recaudación de fondos para conseguir la rehabilitación de las plantas de oncología pediátrica del Hospital La Fe de València y convertirlas en “estaciones lunares”.

La comisión Mariano Benlliure-Acequia de Tormos ha sensibilizado, dado visibilidad y promovido la inclusión social de las personas con parálisis cerebral infantil, así como desarrollado una recaudación de fondos y una carrera y paella solidaria. La falla Costa y Borrás-Agustina de Aragón ha proporcionado a las familias en riesgo de exclusión social y sin los recursos necesarios tanto de alimentos como de juguetes para la campaña de Navidad. La falla Barrio de San Isidro ha dado visibilidad a enfermedades raras para aprender a convivir con ellas y ayudar a su entorno más desfavorecido y vulnerable.

Finalmente, la comisión Sagunto-Padre Urbano ha desarrollado acciones solidarias que despertaban en los corazones de sus falleros y falleras el deseo de ayudar, ser partícipes y colaborar con un mismo objetivo: la ilusión de cumplir los sueños y pequeños deseos de muchos niños y niñas, porque está demostrado científicamente que el cumplimiento de un deseo genera en el niño emociones positivas que tienen un efecto enorme en su mejora. La falla Huerto de Santo Valero-Avenida de la Plata ha llevado a cabo una recolección de medicamentos, alimentos y diferente equipación en Ucrania. La falla Puerto de Silla ha impulsado una jornada de Inclusión a su comisión. La falla Mont de Pietat ha creado una campaña que se centra en la ayuda a las personas afectadas de cáncer y ha recaudado fondo para varias asociaciones. Y la falla Virgen del Olivar de Alaquàs ha impulsado el proyecto que pretende ayudar a la disminución de un 80% de muertes que se pueden evitar con la realización de un RCP (Reanimación cardio-pulmonar). El principal objetivo fue la realización y difusión de cursos de reanimación entre otras actividades.

 

Soluciones solidarias, plurales y de eliminación de barreras

Los premios a la Solidaridad Fallera que otorga Junta Central Fallera pretenden fomentar e impulsar el interés de las comisiones falleras a aportar soluciones solidarias, sociales y de eliminación de barreras de todo tipo que dificultado la vida normalizada de personas con discapacidad. Los proyectos presentados se enmarcan en el desarrollo de soluciones que aportan algún beneficio a determinados colectivos o que ayudan a la sensibilización de la sociedad en áreas como la inclusión social, proyectos humanitarios, lucha contra la pobreza, ayuda a la infancia, vida normalizada de personas con capacidades diferentes y cualquier otro proyecto solidario.

A causa de las circunstancias ocasionadas por la pandemia, este año se decidió ampliar el periodo habitual de desarrollo de la acción solidaria, que ha tenido que estar comprendida entre el 20 de marzo de 2019 y el 20 de marzo de 2022. Esto se debe al hecho de que muchas de las acciones solidarias que iban a presentarse al finalizar las Fallas de 2020 se interrumpieron por la pandemia y muchas comisiones las han finalizado en este mes de marzo.

 

 

 

Artículos relacionados