En la Dansà de este año, Raquel Alario lució un traje realizado a partir de un elegante tejido creado en los telares de la sedería Garín. Se trata de espolín San Vicente en color blanco roto, que se combinó con una falda en color azul grisáceo con farfalar de encaje. Unas manteletas de herencia familiar completaron el conjunto.

El ahuecador y la enagua llevan la firma de Margarita Vercher. “Este ahuecador ha sido diseñado para dar volumen a las faldas sin necesidad de aros, ni rulos, nada rígido, ni circular”. Alicia Morillas afirma que se trata de un diseño muy especial, ya que ha sido un conjunto de ideas aportadas en conexión con su indumentarista. “Es muy importante para nosotros que este estilo de cancán sea más una enagua que dé volumen, por eso el diseño está compuesto de tela en la estética, como es lo tradicional, sin nada de tul”. Alicia afirma que “ha sido un auténtico placer formar parte un año más de la indumentaria tradicional que es requisito indispensable en este día tan bonito y emotivo como es la Dansà. Una satisfacción muy grande poder dar el volumen deseado y la comodidad al mismo tiempo para poder bailar”.

La peineta y el aderezo son obra de la firma Flor d’Aigua. Guillermo Expósito indica que se trata de una peineta de reproducción de principios del siglo XVIII “rematada con forma de corazón y en oro mate”. El aderezo, de lazo o ‘de a ú’, presenta cuatro ruedos con esmeraldas “y perla en plata de primera ley chapada en oro”.

Artículos relacionados

Margarita Vercher, en la Pasarela Algemesí Margarita Vercher, en la Pasarela Algemesí" >Margarita Vercher, en la Pasarela Algemesí
Agustín y Amaia participaron en la XI Pasarela Algemesí Agustín y Amaia participaron en la XI Pasarela Algemesí" >Agustín y Amaia participaron en la XI Pasarela Algemesí