Carro vacío

alejandro01Poco a poco, sin darnos cuenta, 2018 lo dejamos atrás. No ha sido un año muy especial para nuestra fiesta, donde se ha avanzado poco y quizá la desidia del colectivo fallero ha sido la protagonista, a la espera de lo que pueda pasar el próximo año. Un año electoral, donde el colectivo fallero está pendiente de lo que las urnas puedan deparar y lo que a la fiesta pueda afectar. Eso se nota, y mucho, en la actividad de los diferentes partidos políticos que optan o quieren optar a regir la fiesta. Reuniones, debates, jornadas… Un sinfín de actuaciones para tantear al colectivo y, por qué no decirlo, intentar captar votos. Y es que no hay que olvidar que nuestro colectivo asociativo y social es el más importante de la ciudad, tanto por el número de integrantes como por la repercusión del mismo en la ciudad.

Todos los agentes de la ciudad mueven ficha y aprovechan las circunstancias para conseguir o intentar conseguir sus objetivos. Durante este mes se ha hablado mucho del bando fallero. Por una parte se ha querido vender un gran acuerdo, un pacto en el que todas las partes están a favor en la gestión de sus intereses en la semana fallera. Un acuerdo que, a nivel general, todo el mundo ve factible, pero cuando preguntas a título particular nadie está contento. A priori, no se puede entender que se firme un acuerdo si no lo compartes, pero lo que es evidente es que para llegar a un consenso todas las partes deben ceder. Finalmente la parte fallera es la que más ha cedido, quizá, como comentaba, por desidia, por no sentirse arropada, o porque el mal pudiera ser mayor, pero la realidad es que los agentes falleros muy satisfechos no salieron de la “mesa de diàleg”.

Mientras tanto la vida sigue. La actividad, intensa en estos días, sigue. A destacar, como siempre en estas fechas, la presentación de los diferentes proyectos de falla que veremos plantadas en nuestras plazas el próximo mes de marzo. Unos proyectos, unas fallas, que prometen y mucho, donde se ve reflejado el esfuerzo tanto de artistas como de las comisiones falleras. Y aquí, me van a permitir la pequeña licencia, salir del Cap i Casal, y pararme en la población de Manises, en concreto en la falla Manises y la presentación de proyectos que realizó, donde congregó a más de 500 personas llenando el Auditorio Germaníes de la población. Han conseguido en dos años involucrar no sólo a la comisión, sino también a las fallas colindantes, vecinas y vecinos, a saber de la importancia y de lo que verdaderamente es lo importante en nuestra fiesta. No han dudado en ningún momento en centrar sus esfuerzos en un acto y realizar una presentación como verdaderamente se merecen nuestros artistas, realizando una campaña de notoriedad espectacular durante semanas y presentando a los mismos como lo que son verdaderamente en una gala como si de los Goya, Grammy o Emmy se tratara. ¡Mi más sincera enhorabuena!

cendraQue sí, que tal, que la Ciudad Fallera, que si dale Perico al torno... pero mientras las deudas del taller aumentan de forma exponencial, los impagos a colaboradores, profesionales y trabajadores se amontonan, y las obligaciones impositivas duermen el sueño de los justos... Pero sí, que hay que salvar la Ciudad Fallera... la resta? Demà.

Que sí, que tal, que en ‘fusta’, que en ‘suro’ nooooooo! que es kaka, que hay que salvar el medio ambiente... pero la ‘fusta’ contamina el triple que el ‘suro’, ¡ah, coño! (perdón) y cuesta como diez veces más... ¡Hostia! (perdón de nuevo)... Pero sí, que hay que salvar el planeta... la resta? Quan els cotxes siguen elèctrics.

Que sí, que tal, que somos más valencianos que nadie, que somos pura tradición, que nadie defiende lo nuestro como nosotros... pero continuamos haciendo los actos mayoritariamente en castellano y si escrivim amb correcció la nostra llengua som dimonis del nord... Pero que sí, que entonses a valensianos no nos guaña nenguno... la resta... quan les granotes crien pel.  

Que sí, que tal, que somos los más igualitarios del mundo, que sí, que las mujeres falleras están ‘integradísimas’ en las comisiones, que nadie les cierra el paso... pero seguimos haciéndolas desfilar por pasarelas para juzgarlas, y nos reunimos las ‘fuerzas vivas’ y ¿mujeres? una o ninguna... pero ¡oye! que nadie diga que no somos igualitarios... la resta? El segle que ve...

Que sí, que tal, que si somos la mejor extraescolar que hay, que los infantiles no paran, que si hacen esto, que si hacen aquello... pero en los colegios e institutos valencianos siguen sin saber que hay un concurso de teatro infantil que hacen compañeros suyos... Pero sí, que somos la mejor extraescolar... La resta... l’exercici que ve... o no...

Que sí, que tal, que somos Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, que sí, que tenemos un ‘pergamino’ colgado que así lo dice, que somos la ‘hostia en verso’... Pero no hay ni un clavo para crear un archivo ni ayudar a aquellos que siguen generando ‘patrimonio’... Pero sí... que somos la hostia... la resta... en l’altre món.

Que sí, que tal, que tenemos medios de comunicación a porrillo, que hay información para aburrir, que estamos a todas... Pero si no conoces a los ‘informadores’ nadie te conoce y no existes... Pero sí, estamos muy bien informados... la resta... no comment!

Que sí, que tal, somos la mejor fiesta del mundo, que nos miran millones de espectadores, que vienen miles y miles de visitantes... pero el vecino del tercero D no tiene ni idea de lo que hacemos todos los días... Pero sí, que somos los mejores, ¡faltaría más!... la resta... a l’avenir.

Que sí, que tal, que la tenemos más grande, y más gorda, y más larga... pero no tenemos para pagarla... ¡Bah! ¿Y qué? Pero sí, que seguro que ganamos el primer premio... la resta... l’any que ve.