Carro vacío

JulioHace poco recordaba, no sin cierta sorna, esta frase que utilizo como titular. No es mía, aunque la comparta al cien por cien, como imagino que un buen número de falleros. La citada frase se pronunciaba el 28 de febrero de 2012, y su autor sería el por entonces portavoz de la coalición Compromís por Valencia, y actual alcalde de la ciudad, Joan Ribó Canut.

Transcurridos ocho años, cinco de ellos con Joan Ribó como primer edil, podemos comprobar que el presupuesto que en 2020 destinó el Ayuntamiento de Valencia a Junta Central Fallera es todavía inferior al destinado en 2010, por tanto, debemos suponer que, a día de hoy, las fallas le siguen saliendo muy baratas al Ayuntamiento.

Siguiendo con la evolución en el tiempo de aquel café ‘prefallas’ en que se sitúa la citada frase, recuerdo que también se habló de la falla, de construirlas con pulpa de naranja, o de como los integrantes de la famosa sectorial no veían como ‘adecuado’ el sistema de subvenciones, entendiendo que se debía favorecer en mayor cuantía a quienes menos posibilidades tenían, incentivando la falla.

En 2012 el gasto en fallas de la ciudad de Valencia supuso 8.782.345 euros. En estos ocho años, cinco de ellos como ya indicamos bajo la alcaldía de Ribó, el sistema se mantiene intacto, y los artistas falleros han menguado sus ingresos en más de un millón de euros respecto a la cantidad declarada en 2020, recordando además que en 2012 el IVA estaba al 8% y no al 10% como ahora.

De aquella autodenominada ‘Crida’ pasaría poco tiempo para que comenzáramos a escuchar hablar de la bautizada como Proposta de Govern de Festes i Cultura Popular 2015-2019. Esta propuesta, incluida en el programa de la coalición que alcanzó la alcaldía en 2015, hacía una evaluación de la política municipal en el ámbito fallero de los últimos 24 años. En ella se refería a esta como “política clientelar con las comisiones falleras a través de una política de subvenciones a la falla y la iluminación sin criterios claros y rigurosos, pensando solo en contentar al colectivo fallero de una manera vertical y paternalista, pero sin atender realmente las necesidades reales del colectivo fallero”, aseverando que se promovía el conformismo a cambio de ayudas económicas que tampoco habían conseguido los objetivos de mejorar la inversión en falla.

Sin entrar a valorar la certeza o no de estas afirmaciones, lo que sí podemos evidenciar con los datos indicados es que la situación no solo no ha revertido, sino que ha empeorado de forma manifiesta.

Si las Fallas son lo que son, más allá de por su valor cultural, lo son por el potencial económico que generan.  Si nos olvidamos de ellos, condenaremos el futuro de la propia fiesta.

Con estos antecedentes llegamos a 2020, donde la situación generada por la COVID-19 ha puesto en la picota a la fiesta fallera, y con ella a todos sus sectores productivos. En respuesta a esta situación, la administración local pondría, en apenas 48 horas tras la suspensión de la fiesta fallera, más de dos millones de euros para lo que podríamos entender irónicamente como “contentar al colectivo fallero de una manera vertical y paternalista”. Una cantidad que, por cierto, se asemeja mucho a la cuantía que soporta el Ayuntamiento durante la semana fallera en los gastos generados por el tratamiento de residuos, reparación de daños, bomberos, policía, logística en general, y que lógicamente no han gastado por la suspensión de la fiesta. Un plan de choque que ‘se amplía’ con mantener la subvención del 25%, sobre la falla para 2021, cantidad por lógica ya prevista y que muy posiblemente no alcanzará la cuantía de 2020, como más que probablemente no lo hará tampoco en 2022. Presupuestos que por razón aritmética se restarán proporcionalmente de los bolsillos de los artistas en estos dos años venideros, como disminuirán en el resto de los sectores vinculados a la fiesta fallera gracias a la negativa a encontrar en el calendario cinco días en los que quemar las Fallas de 2020.

Repasando lo sucedido hasta la fecha, podemos leer, cuantificar y razonar las propuestas o decisiones de todos, repito, todos los grupos políticos, a nivel local, provincial, autonómico o estatal, resumiendo, subvenciones o ‘paguitas’ con las que quizás lavar conciencias parcheando el presente o recordando lo ya escrito, “promover el conformismo a cambio de ayudas económicas”.

Ni una sola propuesta para paliar objetivamente una situación, que ya el 10 de marzo era agónica.

Desde otros sectores hablan de ayudas directas a presente y futuro, IVA superreducido, etc. Para las Fallas no hay iniciativas de futuro con las que recapitalizar a los artífices de la fiesta, incluirlos en leyes de mecenazgo al igual que a sus patrocinadores, reducir impuestos desorbitados como el de los artistas de la pólvora, o incentivar la artesanía, comercio e industria local para que pueda pasar de milenio.

En la presente revista podemos leer el trato de nuestras administraciones a quienes de su bolsillo generan más de 750 millones anuales de impacto económico sólo en Valencia, y un valor denominado Fallas, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, que no es tratado como se merece.

Si las Fallas son lo que son, más allá de por su valor cultural, lo son por el potencial económico que generan. Si nos olvidamos de ellos, condenaremos el futuro de la propia fiesta.

Parafraseando a la reciente campaña municipal, es nuestra historia, nuestra cultura, identidad y herencia, respetémosla.

Es momento de estar a la altura, no de políticas de postureo, no de fotos con mascarillas.

AlejandroEmpieza el ejercicio fallero en un año lleno de incertidumbres y con un futuro incierto, donde la pandemia de la COVID-19 marcará sin duda el devenir de nuestra fiesta y de nuestro día a día. Pero de momento ya conocemos las caras de quienes tendrán la responsabilidad de llevar las riendas de nuestra fiesta en un año complicado donde nos enfrentamos a problemas impredecibles y a situaciones nuevas.

El concejal de Cultura Festiva, Carlos Galiana, presentó a su directiva en el hemiciclo del Ayuntamiento de Valencia (ese mismo hemiciclo que se cerró al colectivo fallero) donde conocimos a su equipo de trabajo. Un equipo donde podemos ver rostros conocidos que generan pereza, la misma pereza que te produce el escuchar una canción que has reproducido miles de veces, y otros rostros nuevos que sin duda pondrán todo el empeño en la labor de sus funciones en beneficio de nuestra fiesta. A todo órgano gestor se le debe dar mínimo esos cien días de gracia para conocer sus líneas de actuación y la metodología a implantar.

Por lo demás, comienza un ejercicio peculiar y diferente, un ejercicio donde tendremos que redoblar esfuerzos y sacar adelante a una fiesta, que, como todos los sectores, ha sido afectada, muy afectada por esta pandemia que ha trastocado absolutamente todo. Si ya de por sí costaba mucho sacar un ejercicio hacia adelante, ahora nos toca luchar con nuevos elementos que nos lo ponen más difícil, pero no imposible.

Y mientras se intenta establecer una normalidad, esa nueva normalidad que marcará las pautas a seguir, la fiesta intenta levantarse, y aunque cuando lean esta columna ya conocerán los artistas que realizarán las fallas municipales de 2021, son ocho los proyectos que se presentaron, cuatro para la infantil y cuatro para la grande. No ha sido el año donde más proyectos se han presentado, pero tampoco el que menos, lo que nos hace pensar que una de las alternativas para nuestros artistas falleros es plantar en la plaza del Ayuntamiento. Y es que esta crisis está afectando a todos los sectores económicos y muy especialmente a nuestros sectores más autóctonos, por lo que tenemos la obligación de arrimar el hombro y estar con ellos. Es un momento difícil y debemos buscar la mejor solución y aportar en lo que podamos nuestro grano de arena. El mundo fallero es solidario, y sin duda, estará al lado de quien más lo necesita y se encontrará la fórmula para ello.

La vida nos ha cambiado y lo ha hecho de forma brusca, sin avisar y con muchas preguntas por responder. Pero saldremos de esta, saldremos con la cabeza alta y con ganas de vivir una nueva vida. También una nueva vida fallera, una vida que nos reporte salud, energía e ímpetu.

Llega el verano, un verano raro con mucha preocupación con lo que pueda ocurrir en los meses venideros. Un verano como los de antes, donde imperará el turismo nacional, playas poco saturadas y reuniones contadas con amigos y amigas. Un verano donde primará nuestra salud y bajo la responsabilidad social que tenemos y debemos tener viviremos un estío como no conocíamos anteriormente. La vida nos ha cambiado y lo ha hecho de forma brusca, sin avisar y con muchas preguntas por responder. Pero saldremos de esta, saldremos con la cabeza alta y con ganas de vivir una nueva vida. También una nueva vida fallera, una vida que nos reporte salud, energía e ímpetu. Y de esto último necesita nuestra fiesta, mucho ímpetu para conseguir continuar con nuestra tradición, continuar luchando por lo que más queremos y amamos, luchar por plantar la mejor falla posible y que nuestra ciudad se vuelva a contagiar de la alegría y las sonrisas que caracterizan a nuestro colectivo. Con prudencia, responsabilidad y paciencia, conseguiremos vencer a lo que hoy parece invencible.

Y ese contagio, el de la alegría y sonrisas, es el que queremos ya que sería la mejor muestra de que todo ha pasado y hemos vencido. Mientras, intentaremos salvar a nuestras comisiones, a nuestros falleros y falleras, a nuestros artistas, orfebres, indumentaristas, floristas… y un largo etcétera que dependen de nosotros, que dependen del colectivo fallero y a los que estamos en la obligación de echar un capote, permítanme esta expresión taurina, para salvar los oficios y los empleos. Hay que dejarse de palabrerío y pasar a la acción, dejarse de luchas internas, de fotografías y postureo. Nos tenemos que arremangar y ponernos a trabajar por lo nuestro y nuestras Fallas. Lo vamos a conseguir, va a ser duro, pero saldremos de esta. Por lo tanto, sólo me queda desearles un buen verano, que disfruten todo lo que puedan y cojan fuerzas para volver en septiembre con las mismas ganas, pasión e ilusión de sacar un ejercicio fallero adelante, un ejercicio diferente pero especial. Juntos lo conseguiremos. ¡Vamos!

Página 2 de 42